PENSANDO CON FLOW

SI TÚ SUPIERAS

El sol se ha despedido hasta nuevo día y la luna comienza su saludo. A medias luces deambula por la acera una silueta cavilosa perseguida por su sombra.

– Si tú supieras… Ay, si tú supieras. – Pero la sombra acalla su sabiduría.